El Té Blanco.

El Té blanco es mucho más eficaz que el té verde ya que contiene tres veces más prolifenoles (un antioxidante muy potente que ayuda a aumentar nuestras defensas y colabora en la lucha contra los radicales libres.).
Si tenemos en cuenta que los radicales libres oxidan las células y que eso favorece el envejecimiento y las enfermedades (incluso el cáncer) podemos entender que algunos estudios digan que tomar Té Blanco aumenta las defensas, combate el envejecimiento celular y es un buen aliado para prevenir el cáncer.
Té Blanco Plátano y Fresa.

Té Blanco Plátano y Fresa.

Protege contra las caries dentales gracias a su riqueza en Flúor.
El Té Blanco combate la fatiga física y mental y aumenta la capacidad de concentración y memoria.
Tiene la mitad de cafeína que el té verde por lo cual está más recomendado para la gente más nerviosa o que no necesitan ese efecto excitante.
Ideal en dietas antiobesidad ya que no tiene calorías, es muy agradable, aumenta nuestra energía, es suavemente diurético y favorece la eliminación de grasas. Además es un buen aliado ante enfermedades cardiovasculares ya que baja los niveles del colesterol LDL (el malo) y de triglicéridos.
Esta entrada fue publicada en Te Blanco y etiquetada . Guarda el enlace permanente.