DESPIÉRTATE CON EL EARL GREY

El Earl Grey es una combinación de Té negro y aceite esencial de Bergamota, y se ha convertido en la forma más común de consumir Té negro, ya que de esta manera la infusión tiene un toque afrutado y más dulce.

Tiene su origen comercial en el siglo XIX y debe su nombre al Conde Charles Grey (Earl significa “conde” en inglés). Charles Grey fue ministro de asuntos exteriores en Gran Bretaña, y uno de los partícipes de la abolición de la esclavitud en las colonias inglesas.

Se dice que la India (donde se consume tradicionalmente) le regaló la fórmula de esta infusión y como el Conde Charles Grey era un gran consumidor de este Té, pidió a su proveedor que lo fabricase de manera popular.

El Té Negro es el resultado de la fermentación de las hojas del té, lo que le otorga un extra de aroma. Tiene muchas propiedades antioxidantes y ayuda a prevenir el envejecimiento del organismo, además de ser muy estimulante por su contenido en teína. Al contener gran cantidad de flavonoides este tipo de Té tiene alto poder anticancerígeno, así como efectos cardiotónicos, es decir, relaja los vasos sanguíneos para una mejor circulación sanguínea, evitando la producción de trombos y disminuyendo la acumulación de colesterol. Al tener una alta concentración de flúor, este tipo de Té también tiene la propiedad de evitar las caries y proteger los dientes.

La Bergamota es un árbol pequeño cruce entre el naranjo amargo y el limonero. Su fruto es como un limón por el color, pero redondo como una naranja y mucho más pequeño. Es un fruto muy aromático que se utiliza desde la antigüedad hasta la industria actual, para la elaboración de perfumes, cosméticos, y en tratamientos naturópatas como la aromaterapia. Su aceite esencial tiene propiedades desinfectantes, ayuda a reducir la ansiedad, limpia y purifica la piel y mejora la digestión.

Además, la Bergamota al igual que el Té es estimulante, por lo que la combinación de ambos hacen del Earl Grey una infusión ideal para el desayuno.

Y para que acompañes ese desayuno, te proponemos una receta para hacer tu propio Bizcocho al Té Earl Grey. Es sencilla y, por supuesto, deliciosa…

Ingredientes:

2 Bolsitas o 25 gr. de Té Negro Earl Grey

60 gr. de leche caliente

200 gr. de mantequilla a temperatura ambiente

120 gr. de azucar glas

4 huevos, batidos ligeramente con el tenedor

200 gr. de harina de repostería

3 gr. de levadura

2 gr. de sal

50 gr. de nueces tostadas y troceadas

50 gr. de almendras tostadas y picadas

1.- Colocamos el Té en la leche caliente para hacer una infusión y dejamos que enfríe, reservándola para más adelante.

2.- En un bol, batimos la mantequilla con la batidora hasta que se suavice e incorporamos el azucar glas, mientras seguimos batiendo hasta que se forme una crea.

3.- Incorporamos los huevos poco a poco, cuatro adiciones, batiendo muy bien después de cada añadidura. Este paso es muy importante para que todo quede bien mezclado y el bizcocho suba.

4.- Añadimos la harina y la levadura mientras los mezclamos suavemente con una espátula. A medio mezclar, incorporamos el Té con leche (ya frio) y el contenido de las bolsitas de Té (la cantidad depende del gusto de cada uno).

5.- Se agregan las nueces y almendras, mezclándolo todo suavemente con la espátula.

6.- Forramos el molde con papel encerado o bien lo untamos de mantequilla y salpicamos un poco de harina (para que no se pegue el bizcocho).

7.- Introducimos en el horno precalentado previamente a 165ºC. Cuando pasen 15 minutos se hace una incisión con el cuchillo a lo largo del bizcocho. Se sigue horneando durante otros 45 minutos más hasta que quede doradito. Y ¡Buen Provecho!.

Esta entrada fue publicada en TE NEGRO. Guarda el enlace permanente.