LA STEVIA: EL EDULCORANTE NATURAL

La Stevia es una planta originaria de América del Sur, conocida y utilizada desde la antigüedad por los indios guaranís como endulzante natural alternativo al azucar. En países como Japón, hoy en día, supone el 41% de los endulzantes consumidos. Sus hojas son 30 veces más dulces que el azucar normal.

La hoja seca de Stevia contiene numerosos rastros de fitonutritientes y minerales , son ricas en: Calcio, Vitamina C, Betacaroteno, Niacina, Cromo, Hierro, Manganesio, Cobalto, Potasio, Silicio, Proteínas, Fibras… Además  NO contiene Cafeína.

De todas las propiedades medicinales que pueden enumerarse de la Stevia destacan los efectos que tiene para la calidad de vida de los diabéticos. Buena parte de los afectados por esta enfermedad  podrían beneficiarse de las propiedades reguladoras de los niveles de azúcar en sangre que aporta  la Stevia. Los estudios médicos constatan que el principio activo de la planta induce a las células beta del páncreas a producir por ellas mismas importantes cantidades de insulina, lo que contribuye a reducir la glucosa en sangre, que es la causa de la diabetes.

Además de regular el azúcar de la sangre, también se constata que reduce la presión arterial y que regula el aparato digestivo en general. También actúa favorablemente en muchas personas con ansiedad, reduce grasas en personas obesas y es diurética.

Otra aplicación de la Stevia son los enjuagues bucales con infusión de la misma. Se ha observado un efecto similar a otros antisépticos químicos como la clorhexidina, por lo que el uso de la Stevia puede considerarse como preventivo de las caries bucales.

¿Cuáles son las propiedades de la stevia?

  • Tiene 0 calorías por tanto, es totalmente acalórico.
  • La stevia es ideal para los diabéticos ya que regula los niveles de glucosa en la sangre. En algunos países incluso se utiliza como tratamiento para mejorar la diabetes ya que parece regular los niveles de insulina.
  • Muy aconsejable para perder peso ya que reduce la ansiedad por la comida  y al regular la insulina, el cuerpo almacena menos grasas.
  • La Stevia disminuye también el deseo o apetencia por tomar dulces y grasas.
  • Realza el aroma de las infusiones o alimentos donde se añada.
  • Retarda la aparición de la placa de caries (por eso se usa también para hacer enjuagues bucales y como componente de la pasta de dientes)
  • La Stevia es un hipotensor suave (baja la presión arterial que esté demasiado alta)
  • Es suavemente diurético.
  • Mejora las funciones gastrointestinales.
  • Puede ayudar en la desintoxicación del tabaco y del alcohol, ya que el té de Stevia reduce el deseo hacia estos dos tóxicos.
  • Previene e inhibe la reproducción de bacterias y organismos infecciosos. Mejora la resistencia frente a resfriados y gripes.

Además de todas estas propiedades, es muy útil como cosmético. Cuando se aplica como una mascarilla facial produce un estiramiento y una suavidad efectiva de la piel, tensa las arrugas y ayuda en la cura de varios problemas de la piel, entre ellos el acné, la seborrea, la dermatitis y el eczema.

Preparación:

La Stevia puede usarse en infusión y beberse como cualquier Té, tambien utilizar el preparado para endulzar otras bebidas o alimentos o bien añadir unas hojitas a la infusión que vayamos a preparar.

Lo ideal sería tomar una infusión de hoja seca por la mañana y otra al atardecer. La dosis para una infusión es una cucharadita de postre de hoja seca troceada por taza de infusión. También podemos preparar una dosis para dos días. En este caso tomamos un litro de agua y lo llevamos a ebullición. Luego cerramos el fuego y añadimos 4 cucharas de postre de hoja seca triturada, dejándola reposar como mínimo 30 minutos antes de tomarla. De este modo la hoja entregará todas sus propiedades. Luego podemos guardarla en la nevera.

 

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.